Oratoria: La Vigencia de las Palabras 1

Conmovedor Discurso de Cantinflas Vigente 50 Años Después

Los fines de la Oratoria son persuadir, enseñar/informar, conmover y agradar. Cantinflas conmovió al mundo con este discurso.

Durante mi adolescencia tuve la oportunidad –por qué no decir privilegio- de asistir al estreno de Su Excelencia, una película de 1966 protagonizada por Cantinflas y dirigida por Miguel M. Delgado. La producción me dejó en un estado de shock y sorpresa a la vez porque contiene un memorable discurso del actor que critica a los gobernantes del mundo y les exhorta a conseguir la paz y la libertad.  Lopitos (Cantinflas) es un simple burócrata de una imaginaria República, Los Cocos; nación que se ve envuelta en una serie de sucesos políticos en los que Lopitos termina siendo nombrado como embajador plenipotenciario.  Él enfrentará el conflicto entre los dos grandes bloques del poder: los “verdes” y “colorados” quienes, encabezados por Dolaronia (alusión a EE. UU.) y Pepeslavia (la URSS), necesitan el voto del nuevo emisario en una asamblea internacional para dominar al mundo.
Lo que me dejó perplejo es cuando Cantinflas/Lopitos dirige un discurso oficial ante los “representantes del mundo”, y aprovecha la ocasión para esgrimir una dura crítica a los modelos económicos socialista y capitalista imperantes en los tiempos de la Guerra Fría.

En esa época mi interés por la Oratoria estaba en estado embrionario aún pero hubo técnicas y estrategias que me llamaron la atención. Entre ellas puedo mencionar la manera de atrapar el interés del auditorio, su manejo del humor y la ironía además de técnicas bien aplicadas; no de manipulación sino de Oratoria Hipnótica en las que se destaca una serie de afirmaciones previas que, forzosamente, obligaron a la audiencia a estar de acuerdo sin dudar. Su hablar pausado y seguro inspira confianza y sobresale el uso de ciertos vocablos, del tono y un distinguido lenguaje corporal. Aplica todos los principios oratorios básicos, desde la mirada, el buen uso de las pausas, conocimiento del auditorio y muchos más que sería largo enumerar en este “post”.

Finalmente toda su Entrega y Contenido estuvo soportada por una perfecta estructura discursiva en las que se diferencian claramente, la introducción, el cuerpo y la conmovedora e inolvidable conclusión.
Los invito a ver el video, compartir la experiencia y dejar sus comentarios y sugerencias. Y, parafraseando a Cantinflas y al autor de la frase, Jesús, me despido con un “Amaos los unos a los otros”.

Gracias. Ricky Funes